< February 13, 2011 >

Comentario del San Mateo 5:21-37

 

En las últimas semanas, hemos leído una serie de lecciones sobre los peligros de la reducción de la obra de Dios a una fórmula ritual, o tratando de usar nuestras prácticas comunales para evitar dar a nuestros corazones y vidas a Dios y al prójimo.

Contexto Leccionario
La lección de esta semana de Mateo 5 continúa muchos de estos mismos temas. La temporada de Epifanía proclama las buenas noticias de la presencia de Dios con nosotros. Nuestra respuesta a esa proclamación, nuestro reconocimiento de la vida y el trabajo de Dios aquí y ahora, es más que cumplir con las formalidades de la iglesia. Jesús nos llama a una vida nueva en Dios.

Sermón de la Monte
La lectura de esta semana sigue las Bienaventuranzas para formar el Sermón de la Monte (5:1-7:29). No contiene parábolas o narrativos de milagros, sólo la enseñanza clara: haz esto. Encontramos aquí, como en todo Mateo, lazos fuertes con la ley mosaico. Los primeros versículos del capítulo 5 nos dice que Jesús ha dejado a la gente y ya está enseñando a sus discípulos. Jesús es el maestro, conectando las lecciones familiares de las enseñanzas de judíos a su propio ministerio como él instruye a sus discípulos en las exigencias de una vida de siguiendo a Jesús.

Una Ética Radicalizada
A menudo leemos las declaraciones de Jesús en este discurso -- "Oísteis que fue dicho..." seguido por "Pero yo os digo..." -- en contraste, o en lugar de, enseñanzas judías previas. Debemos tener cuidado de tales contrastes, porque Jesús no borra ni descarta las enseñanzas de la ley ("No penséis que he venido a abolir la Ley", versículo 17). Él utiliza las enseñanzas tradicionales sobre el asesinato, el adulterio y la oración como fundamentales para la construcción de su caso para la justicia. Usar familiar, tal vez demasiado familiar, enseñanzas, Jesús se intensifica y radicaliza ellos para sus oyentes, ampliando estas enseñanzas en casi todas las partes de la vida.

De esta manera, Jesús "no abolir, sino cumplir con " la ley (v. 17). Ya no las enseñanzas sobre el asesinato y el adulterio se aplican estrictamente a los actos de asesinato y adulterio. En su lugar, se convierten en puertas al examen de muchas dinámicas internas, así como los comportamientos externos de la vida: la ira, la burla, la calumnia, generosidad falsa, litigiosidad, la soberbia, la lujuria, la tentación, la alienación, el divorcio, y el discurso religioso.

Tal vez uno de los aspectos más radicales de la extensión de la ley de Jesús aquí es su internalización de ella, por lo que no sólo los comportamientos, pero las actitudes y las emociones entran en su ámbito de aplicación. Por supuesto, esto no es nuevo para el pensamiento judío. A lo largo de las Escrituras Hebreas, la ley debe ser tomado en serio y no sólo exteriormente observada (ver pasajes de semanas anteriores: Isaías 58, Miqueas 6). Jesús conecta los puntos para sus oyentes de actos externos a la orientación interna, desde el asesinato a la ira, desde el adulterio a la lujuria. Una cosa es que se comporten correctamente. Es otra cosa completamente tener el corazón orientado hacia el amor. Así como es más fácil hacer un sacrificio en el templo de lo que es hacer justicia (Miqueas 6), también es más fácil mantener el mandamiento contra el asesinato que evitar la rabia en el corazón.

Jesús ofrece una ética más radical, una ética del reino de Dios, que ya se insinúa en la lista de las bienaventuranzas anteriores a este discurso. Los pobres en espíritu, los que lloran, los puros de corazón -- todos estos no son bienaventurados porque son ejemplares de la ley, pero debido a su orientación hacia el interior del corazón. La justicia de este reino recién inaugurado de Dios es más que seguir las reglas. Se requiere y permite a una vida entregada a Dios y al prójimo.

Treguas Fáciles
La replanteamiento de Jesús de la justicia expone las treguas fáciles que hacemos. Podemos palmadita en la espalda para no cometer un asesinato, mientras que arruinar la reputación de un compañero de trabajo a través de nuestras palabras -- que lo llaman "apuñalar a alguien por la espalda." La idea de que tenemos que conciliar con alguien que tiene algo contra nosotros antes de que podamos dar a nuestros dones a Dios, nos deja en nuestras pistas. No existe una relación fácil, privada a Dios en estas palabras. El resentimiento, la alienación y distanciamiento de los demás, impiden que dé mis dones a Dios.

Podemos palmadita en la espalda para no cometer adulterio, y sin embargo, crear relaciones primarias con el trabajo, los deportes, o incluso el Internet, en lugar de nuestro esposo/a. Jesús cambia nuestra atención de comportamientos particulares que debemos evitar a orientaciones interiores particulares debemos cultivar. La justicia del reino satura toda nuestra vida, y promete mucho más, también. Es el camino de la bienaventuranza.

Epifanía
La presencia de Dios en Jesucristo pone en orden nuevo las relaciones de este mundo y orienta de nuevo los paisajes internos de nuestras vidas. Durante la Epifanía, reivindicamos una vez más que tenemos un Dios vivo, encarnado entre nosotros, no un lejano potentado que debe ser aplacado con actos ocasionales de reverencia. Proclamamos que "el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros" (Juan 1:14), la Palabra incrustado en la vida real de todos los días, en las acciones exteriores y actitudes interiores. Proclamamos un Dios presente en la carne y el hueso de nuestras vidas.

¡Estas son buenas noticias! El Dios nacido en un pesebre entre el desorden de la vida en todas sus dimensiones, tratando de sanar y salvar. Este Dios ofrece una vida profunda y amplia, donde brilla la luz en todos los rincones, no una vida insignificante, plana, reducida a evitar los "pecados grandes". Jesús da a los discípulos una nueva forma de vida, sin rechazar la tradición, pero que lo desarrollan. Es una forma de vida que exige más y promesa más. Es la vida abundante.