< June 20, 2010 >

Comentario del San Lucas 8:26-39

 

La historia del endemoniado gadareno es extraña.

¿Qué hacía Jesús en esa región? ¿Realizó su propósito echando a los demonios del hombre? ¿Envió a los demonios en los cerdos para hacer una declaración sobre leyes judíos alimentarios? ¿Cuál es el simbolismo del hombre que vive entre los sepulcros? Para mí, esta lección evoca más preguntas que contesta. No puedo esperar contestar a todas las preguntas, sino que sí pienso que hay varias maneras en que se puede aplicar esta lectura a una comunidad de la iglesia. Exploraré tres puntos aquí.

Primero: Jesús arribó a la comunidad en el lugar donde vivió el paria.

Jesús y los discípulos no fueron los primeros a la ciudad cuando vinieron a la tierra de los gadarenos. No estaban interesados en la gente potente o en jugar juegos políticos. Jesús no vino a esta región para ganar una competencia de popularidad. Él vino con una misión. Él vino para servir ésos que tenían necesidades (como se dice en Mateo 20:28, "Como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por todos").

Este contexto geográfico del cuento es un buen recordatorio para nosotros hoy. Cuando deseamos ver donde está activo Jesús en la comunidad, el primer lugar donde debemos mirar está en los márgenes de la sociedad. No podía ser una persona tan marginada que este hombre -- endemoniado, viviendo encadenado en un cementerio, yendo en alborotos en los desiertos cuando los demonios lo obligaron. Éste es el borde al cual Jesús vino. Jesús actúa en las franjas de la sociedad, no entre la gente de gran alcance y popularidad en la sociedad.

Segundo: Los que apacentaban los cerdos se preocupaban más por sus ingresos que un miembro de su comunidad.

Cuando el poder de Jesús ingresa en la comunidad, la gente no sabe como responder. En la lección de hoy de Lucas, la gente "tenían gran temor" (8:37). "Toda la multitud de la region alrededor de los gadarenos" pide que Jesús la deje (8:34-37). "La gente gerasene no está alabanzando a dios que un hombre ha sido curado; están contando el coste y lo encuentran demasiado."1   Cuando el tiempo viene para hacer una lista de prioridades, la gente de Gadara pone su propia comodidad y seguridad en la cabeza de la lista. No alarga la mano al hombre que fue curado -- la gente prefería mantenerlo encadenado, y lejos de los hogares y familias.

En nuestras comunidades, cómo responde la gente al poder de Jesús? ¿Reconocemos esos momentos en cuales actúa Jesús? Ciertamente hay algunos entre nosotros que tienen miedo del curativo que Jesús lleva y que ofrece. Cuando hay un acontecimiento milagroso, alguna gente dudará. Dudará que Dios estuviera implicado en el curativo, o dudará que el problema sea realmente muy malo al principio. Somos tan bueno en dudar, somos tan bueno en el miedo. Cuando son cómodas y fiables nuestras vidas, nos gusta guardarlas así. ¡Estamos bien conscientes que la vida no es siempre cómoda y fiable! Así pues, cuando una vez hemos realizado un cierto nivel de la paz, somos escépticos de cualquier cosa que lo interrumpe.

Tercer: El hombre que había sido curado se fue, y dijo a todo el mundo qué grandes cosas había hecho Jesús para él.

El endemoniado gadareno no era escéptico de Jesús. Desemejante de sus vecinos, este hombre abrazó la nueva vida que Jesús le ofreció. ¡Él salió inmediatamente a comenzar a compartir el evangelio con todos en la ciudad! De veras, él deseó dejar a su comunidad enteramente y quedarse con Jesús y los discípulos. Pero Jesús le dijo, "Vuélvete a tu casa y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo" (8:39). Y por eso, el hombre siguió las instrucciones de Jesús. Él salió para decir al mundo las buenas cosas que Jesús había hecho para él. Se fije -- Jesús pide que el hombre diga a todos del poder de Dios, y el hombre dice a cada uno del poder de Jesús. El hombre ha identificado las acciones de Jesús como un milagro divino. Él conoce a Jesús para quién es él en realidad, el hijo de Dios (8:28). Hoy día, él nos da un ejemplo de cómo evangelizar a nuestras comunidades. Podemos seguir el ejemplo de este hombre y reconocer que nosotros, también, estamos llamados a compartir el evangelio de Jesús con nuestros vecinos.

El poder de Jesús era tan eficaz en esta comunidad de los gentiles como ha sido entre los judíos.2 De hecho, él tenía más autoridad sobre estos demonios aquí que sobre ésos en su propia ciudad natal (recuerde Lucas 4:24, "De cierto os digo que ningún profeta es bien recibido en su propia tierra").  Aunque en los lugares en cuales los demonios tienen su influencia más fuerte, no hay ningún competidor para Jesús. El hombre que fue curado se aseguró de que todo el mundo aprendiera sobre el poder de Jesús.  Este poder también acompañaría a los discípulos más tarde cuando Jesús los envió hacia fuera "como corderos en medio de lobos" (Lucas 10:3). Este poder también nos acompaña cuando salimos a esos lugares que se parezcan ser desprovistos de la presencia de Dios.

A mí una de las cosas interesantes sobre esta lectura, desde un punto de vista académico, es que no sabemos exactamente dónde ocurrió. Los manuscritos diferencian en si el acontecimiento sucedió en la tierra de los gerasenos o de los gadarenos. Tres escritores de los evangelios incluyen esta historia, y diferencian uno a otro sobre donde ocurrió el milagro (véase Mateo 8:28-34; Marcos 5:1-20).

Quizás la incertidumbre sobre el lugar puede ayudarnos a considerar el característico universal del milagro en esta historia.  Al fin, no importa si el exorcismo ocurriera en Garasa o Gadara - la cura misma, y la proclamación del trabajo de Jesús son las cosas importantes en la historia. No importa donde vivimos, Jesús puede encontrarnos allí. No importa qué es el nombre de nuestra comunidad, o si estamos en el centro de la comunidad o sus franjas. Jesús puede encontrarnos donde estamos. Jesús ve nuestra necesidad y trabaja milagros para satisfacerla, como hizo en la lección del evangelio para el endemoniado de Gadarene (o Geresene).


1Fred B. Craddock, Luke, Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching (Louisville, KY: John Knox Press, 1990), 117.
2Ibid., 116.

--

Bibliografía

Craddock, Fred B. Luke. Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching. Louisville, KY: John Knox Press, 1990.